jueves, 12 de noviembre de 2009

LA SITUACION DE LA LECHE EN LA REPUBLICA DOMINICANA

El pasado 5 de noviembre en el hotel Santo Domingo tuvo efecto el Foro Agropecuario Dominicano (FORAGRO) que trató el tema de la “Situación de la cadena láctea dominicana”, en los aspectos de políticas nacionales, producción y competitividad, calidad, comercialización, servicios públicos y el impacto de las importaciones y uso de materia prima en la elaboración de derivados lácteos que no responden a las características propias de la leche que al no informarse en las etiquetas de esos productos representan un engaño a los consumidores.

El Foro identificó las principales debilidades y fortalezas de la cadena láctea dominicana, y formuló propuestas y acciones que de aplicarse contribuirán a superar sus limitantes y convertir sus fortalezas en una verdadera oportunidad de negocio eficiente, rentable y competitivo al servicio de la seguridad alimentaria del país.
Participaron más de 100 personas, entre líderes productores y profesionales vinculados a dicha actividad productiva, representantes de las federaciones y asociaciones de productores de leche, de las plantas procesadoras, de las asociaciones de profesionales agropecuarios y de Proconsumidor.
Expusieron el Presidente del Patronato Nacional de Ganaderos señor Eric Rivero, quien presentó un diagnóstico de la situación de la cadena láctea y las limitantes que en los actuales momentos atraviesa la producción; el Dr. René Mueses, experimentado especialista y catedrático universitario, quien se refirió a los aspectos de calidad de la leche y los efectos del uso de proteínas y grasas de origen ajeno a la leche en la fabricación de quesos y mantequillas los que compiten en forma desleal con los producidos en el país y cómo afecta la producción nacional.
También expuso el Dr. Bolívar Toribio, el cual se refirió a las potencialidades de este subsector, su misión en la nutrición y salud de la población, la cual según este especialista sólo es posible lograr si centra la estrategia de desarrollo en conquistar los mercados a través de mejoras en la gestión empresarial y tecnológica por parte de los productores y si estos asumen la comercialización como eje central, participando en el proceso de agregar valor al producto y si el Estado y los gobiernos asumen el rol de apoyo y servicios calificados en beneficio del sector.
Asimismo hicieron comentarios del tema los Dres. Marcelino Vargas, expresidente del Patronato Nacional de Ganaderos y de la Asociación Dominicana de Productores de Leche (APROLECHE), así como exdirector general de Ganadería, el Dr. Wilson Pichardo, médico veterinario y productor de programa de televisió, así como el Gral. Juan Recio, director del CONALECHE y el Lic. Máximo Popa dirigente nacional de la Asociación Nacional de Profesionales Agropecuarios, quienes hicieron brillantes aportes en los temas tratados.
CONCLUSIONES:
A partir de los conceptos planteados por los diferentes expositores y las intervenciones de los participantes, el foro arribó a las siguientes conclusiones:
ü Que el impacto económico, social y humano de la actividad de producir leche es muy importante, principalmente en el nivel rural: aporta al PIB 35 mil millones de pesos, genera 204 mil empleos directos más 38 mil que generan las procesadoras, 58 mil productores y una producción de 617 millones de litros de leche en el 208 que representa más del 65% de la demanda nacional.
ü Que este sector dispone de una importante fortaleza institucional: ley 180-01 que regula la actividad de la cadena láctea dominicana, 5 federaciones regionales que aglutinan 246 asociaciones de ganaderos, 5 cooperativas y 60 centros de acopiar leche, entre otras.
ü Que los productores dominicanos resultan seriamente afectados por aquellas prácticas de competencias desleales que distorsionan el mercado de la leche y sus derivados, como el procesamiento y comercialización de leche en polvo deshidratada y la comercialización de quesos y mantequillas sin etiquetado, supuestamente derivados de leche, pero cuya elaboración real es en base a proteínas y grasas de origen importado totalmente extrañas a la leche de vaca que afectan al consumidor y explican los bajos precios que se venden en el mercado.
ü Que la utilización de la leche nacional en los programas sociales que ejecuta el gobierno, básicamente el Programa del Desayuno Escolar y los de la Secretaría Estado de Salud Pública, debe ser parte del plan estratégico de desarrollo y sustentabilidad de la cadena láctea dominicana.
ü Que la falta de financiamiento a tasas y periodos razonables, acordes con la características de la actividad y su importancia estratégica, así como los altos precios de los insumos que elevan demasiado los costos de producción, representan una seria limitante a la sostenibilidad y competitividad productiva.
ü El plan estratégico de desarrollo y sustentabilidad de la cadena láctea dominicana debe ser el producto de una alianza estratégica entre el sector productor, el industrial y el Estado a través de la voluntad política expresa de las autoridades en beneficio de la cadena.
ü Que los ejes para el desarrollo y competitividad de la cadena láctea dominicana deben fundamentarse en los aspectos del mercado, para lo cual se hace necesario un plan a diez años sustentado en el uso de tecnologías de manejo, alimentación y mejoramiento genético apropiadas a nuestras condiciones ambientales, que la hagan de la producción una actividad más sustentables desde el punto de vista económico y ambiental.
ü Además que el plan contemple mejorar aun más la calidad de la leche producida en nuestros hatos y que los productores aumenten el nivel de participación en el proceso de agregado de valor al producto, con lo cual podrían ofrecer a los consumidores un producto de mejor calidad y a más bajo precio.

PROPUESTAS DEL FORO:
Entre las propuestas de mayor importancia surgidas en el Foro están:
ü Diseñar un plan a diez años, en cuya ejecución exista el compromiso del gobierno y los diferentes actores de la cadena láctea, con el propósito de impulsar el desarrollo del sector lechero nacional, lograr la adecuada sostenibilidad y garantizar la autosuficiencia lechera del país. Debe contemplar:
· Aumentar el consumo per cápita anual de leche por parte de la población dominicana, sobre todo la niñez, por lo menos a 100 litros.
· Rediseñar los programas de asistencia técnica a la producción de leche, de forma que operen cambios e innovaciones tecnológicas significativas en la genética y sanidad del ganado, el manejo de los pastos y los forrajes, así como la gerencia empresarial, con fin de mejorar la calidad de la leche, reducir costos de producción y aumentar la productividad.
· Establecer un eficiente servicio veterinario que responda a las expectativas de competitividad y mercado de la cadena, el cual debe funcionar bajo un sistema de planificación, seguimiento y evaluación continua de los objetivos, resultados y actividades del plan.
· Disponer de una cartera que satisfaga las necesidades de financiamiento de la cadena láctea, lo cual se puede lograr si el gobierno aumenta los fondos asignados al CONALECHE de 10 millones como es ahora a 50 millones de pesos mensuales.
· Consolidar las Cooperativas Ganaderas para lograr el valor agregado del producto a favor de los productores primarios y de esa forma tener mayor participación en la cadena de comercialización de la leche y sus productos derivados.
· Prohibir terminantemente la comercialización en el país de la leche en polvo re hidratada o líquida, tal como lo dispone la Ley 180-01.
· Que la leche que compra el gobierno para sus programas sea parte integral del plan nacional desarrollo y sostenibilidad de la cadena láctea dominicana, para lo cual es necesario establecer una ruta de aumento gradual del uso de leche de origen nacional hasta lograr en un periodo prudente que el 100% de la leche utilizada en los programas sociales gubernamentales provenga de la producción nacional.
· Establecer por Ley un Régimen Fiscal Especial con miras a reducir los costos de producción en las unidades ganaderas, así como fortalecer y aplicar los mecanismos de protección arancelaria y contra competencia desleal que se produce a través de importaciones, subsidios y otras prácticas distorsionadas del mercado internacional.
· Implementar a partir del 26 de febrero del 2010, tal como fue convenido entre las autoridades del sector agropecuario, DIGENOR, los productores y los procesadores, para que a través de DIGENOR se aplique la norma que establece la obligatoriedad de publicar en las etiquetas las características del producto que se vende, así como las claras disposiciones de la Ley 358-05 de los Derechos del Consumidor o Usuario.